COVID, TERCERA OLA

17 de Enero de 2022

La verdadera situación de la pandemia que se desprende de los datos reales

Más de 5 millones de argentinos no están vacunados y otro tanto solo tiene una dosis. Hay más de 700 mil adultos mayores de 70 años que no iniciaron el esquema de vacunación. Entre el 8 y el 15 de enero, los fallecidos a causa del virus, fueron más de 500 en todo el país.

Redes Sociales

 

El pasado sábado 15 de enero, se reportó oficialmente que 1.965 personas, afectadas de COVID-19 estaban internadas en terapia intensiva, tanto en hospitales públicos como en sanatorios privados de todo el país. Lo que no se informó es que, de todos ellos, 1.572 no están vacunados o tienen solo una dosis,  lo que equivale a ocho de cada diez pacientes en una situación complicada de salud.

A esta altura de la tercera ola, sobran las demostraciones de que la vacuna previene casos graves. En nuestro país, a poco más de un año desde que se recibiera el primer cargamento de vacunas, ya se aplicaron 81,5 millones de dosis. Pero con 130 mil casos diarios de la variante Ómicron – mucho más contagiosa que anteriores cepas del virus- y sobre la que se afirma sin certeza científica unánime que es más leve, son varias la inquietudes que pocos responden.

En el período comprendido entre los sábados 8 y 15 de enero, fallecieron en todo el país 565 pacientes a causa del COVID-19. Un promedio diario de algo más de 70 personas. ¿Por qué motivo crecen los desenlaces fatales? ¿Tiene esto relación directa con los que todavía no se vacunaron y con aquellos que relajaron las medidas de protección? ¿Es realmente “leve” la cepa Ómicron para los no vacunados o para quienes no tienen el esquema de vacunación completo?

Hoy la Argentina tiene al 86 por ciento de su población vacunada con una dosis, el 74,8 por ciento con dos, y apenas el 20 por ciento con tres. En el caso particular de Entre Ríos, por ejemplo, solamente entre el 65 y el 75 por ciento de sus habitantes cuenta con dos dosis de vacuna.

Para entender nuestra situación, un país como Portugal, que tiene poco más de 10 millones de habitantes, aplica 2,8 millones de dosis semanales de vacunas anti COVID, 100 mil más que la Argentina en el mismo período de tiempo.

En total, hay 5.397.650 habitantes de nuestro territorio que no se inmunizaron, y otros 5.538.320 no se dieron la segunda dosis. De este último grupo, 1.490.000 son jóvenes de 18 a 29 años, un gran bolsón de personas que no completan esquemas. Este grupo etario fue el motor de la ola de contagios que se inició en diciembre. A ellos apuntaron con el pase sanitario, que en la práctica poco se usa o se controla.  Y un dato que espanta todavía más: el 5 por ciento de los mayores de 70 años no se vacunó: son más de 700 mil personas.

En el grupo etario de 12 a 17 años, quedan 681 mil sin darse la primera dosis y 803 mil a los que les falta la segunda. A ellos se les aplica la vacuna Pfizer.

En lo referente a los menores de 3 a 11 años, el escenario muy diferente: quedan 2.160.000 sin ninguna dosis, y 1.570.000 a los que les falta la segunda dosis. A ellos les toca la vacuna china Sinopharm, que fue rechazada en un primer momento por la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP). Increíblemente hasta hoy, hay pediatras que no la recomiendan, a pesar de ser fabricada con virus inactivado, mucho más inofensivo y probado en chicos que la Pfizer, que es con ARN mensajero.

Según afirman desde el Gobierno Nacional, la premisa es acelerar, durante el mes y medio que resta para la vuelta a clases, la vacunación de la mayor parte de niñas y niños que aún no lo están o tienen incompleto el esquema. «Necesitamos en enero y febrero aplicar los refuerzos, que inicien o completen esquemas quienes no lo hicieron y avanzar con la vacunación en menores de 18 años para que marzo nos encuentre con el inicio de clases y del otoño con la mayor protección posible para poder enfrentar lo que, esperemos, sea la última etapa de la pandemia», indicó a la Agencia Télam la Ministra Carla Vizzotti, que esta semana estuvo reunida con su par de Educación, Jaime Perczyk, para planificar la campaña escolar.

Si bien hay distritos como la Provincia de Buenos Aires, que no ven con malos ojos que se declare obligatoria la vacuna contra el COVID–19 y que pase a ser parte del calendario oficial, en Nación prefieren no impulsar eso ahora. “El problema no es que sea obligatoria sino avanzar en favorecer el acceso a las vacunas», sostuvo Vizzotti. Lo que sí analizan es que las escuelas sirvan como lugares para seguir vacunando. Algunas jurisdicciones ya están avanzando e incluso han colocado postas de vacunación en las Colonias de Verano.

El Ministerio de Salud seguirá reuniéndose con la SAP para acordar acciones que mejoren el acceso en la población pediátrica. Un eje va a ser que se provincialicen las estrategias y campañas. Los números por distrito son dispares, aunque hay factores de desconfianza mucho mayores que en adultos.

¿HAY AMESETAMIENTO DE CONTAGIOS?

Actualmente las 24 provincias argentinas están en “alto” riesgo epidemiológico, aunque se afirma que hay ciertos distritos, como Córdoba y CABA -los primeros en los que explotó Ómicron- en los que empezaría a aparecer cierto amesetamiento de casos o subas menos fuertes. Así lo sostiene el ex Rector de Exactas de la UBA y Físico del CONICET, Jorge Aliaga, para quien hay «récord de casos, pero la razón de casos, es decir el cociente entre el total de casos confirmados de estas dos semanas respecto a las dos semanas anteriores, sigue bajando».

El pasado viernes, el índice de positividad que registró nuestro país fue del 74 por ciento, lo que significa que 3 de cada 4 personas que se van a hisopar tienen COVID–19. La mayor positividad del mundo, según se informó.

Para descomprimir los centros de testeos, el Gobierno impulsó que los contactos estrechos asintomáticos con esquema completo de vacunación no se testeen. Es decir que se supone que quienes van a hisoparse son aquellos con síntomas declarados. El problema es que, por estudios de diferentes países, suele haber un 70 por ciento de asintomáticos.

Esto deja abierta otra pregunta cuya respuesta se conocerá la próxima semana: si verdaderamente los casos están bajando o si lo que sucede, en realidad, es que desciende la cantidad de personas que se está yendo a hisopar.

El principal y más serio analista de la pandemia del país, Martín Barrionuevo, cuyas tablas estadísticas son seguidas por 40 mil personas diariamente –entre ellas por los expertos de la Sala de Situación COVID del Ministerio de Salud de la Nación- explica que «aún con esos atenuantes en el sentido de que contactos estrechos no se vayan a hisopar y por tanto no figuren en el sistema, a pesar de que tengan COVID, todavía los casos siguen subiendo en el país. La realidad con la positividad es que las provincias están priorizando la carga en las bases de datos de los positivos por sobre los descartados».

Un dato final sobre cómo marcha la campaña de vacunación. Durante las dos primeras semanas de enero, se inocularon 5,4 millones de vacunas, con una media de 108.500 terceras dosis aplicadas en personas mayores de 60 años. El objetivo del Gobierno es superar los 11 millones de vacunas en enero. Si esto se logra, un cuarto de la población argentina habrá recibido alguna dosis, ya sea primera, segunda o tercera inoculación. Está por verse.

FUENTES:

Ministerio de Salud de la Nación. Sala de Situación COVID-19. Reportes Oficiales Enero 2022. https://www.argentina.gob.ar/salud/coronavirus-COVID-19/informacion-epidemiologica/enero-2022 Con información de Gustavo Sarmiento (Diario Tiempo Argentino) Martín Barrionuevo y Agencia Télam (Buenos Aires).

 
Municipalidad Gualeguaychú

Gracias por tu interés en breve te estaremos llamando!

¿Estás interesado en anunciar en MaximaOnline?

Déjanos tus datos y un responsable del área comercial te estará contactando a la brevedad!
Completa tu Nombre!
Completa tu Numero de telefono!
Completa tu Email!

Estamos en Facebook danos un me gusta!