PERSONAJE

20 de Octubre de 2020

Efraín el portero de “Señorita Maestra”: “Con mi personaje me metí en el alma de la gente”

En una charla con Radio Máxima, Héctor Fernández Rubio quien representó el personaje de Efraín, manifestó en Radio Máxima, “que el papel de ordenanza en la tele, le significó quedar en el alma de la gente.

Redes Sociales
 Héctor Fernández Rubio 
¿TIENES UN COMERCIO? CONOCE CÓMO APROVECHAR LAS VENTAJAS DE APARECER EN TIENDAS DEL BARRIO.

¿Estás interesado en anunciar en MaximaOnline?

Podrás mostrar tu negocio más de 250 mil veces al mes


Tiene 77 años, está jubilado y, aunque no está retirado de la actuación, Héctor Fernández Rubio poco aparece en los medios. Sin embargo, pese al paso del tiempo y a sus incontables interpretaciones, cuando lo ven por la calle todos los saludan como si fuese Efraín, el entrañable portero de Señorita Maestra. Y él les contesta con la clásica frase que inmortalizó a su personaje: “Adiós, blancas palomitas”.

El actor recordó en Radio Máxima,  su paso por Gualeguaychú con el show de "Señorita Maestra", describiendo a la gente como formidable. 

Ya pasaron más de tres décadas desde la emisión de la tira infantil que protagonizara Cristina Lemercier. “Hicimos una sola temporada para ATC, en 1983. Pero en el ’85 se la vendieron a Alejandro Romay, que se hizo cargo de Canal 9, y la volvió a pasar con el mismo éxito. Y en el ’87, cuando le entregaron el canal a Héctor Ricardo García, que por entonces se llamaba TV2, se volvió a pasar con la misma repercusión. Fue una cosa mágica la que pasó con este programa y, por eso, es que el recuerdo quedó tan grabado en la gente, porque se vio casi toda la década del ’80” expresó en Radio Máxima. 

Con 54 años de trayectoria en teatro, cine, radio y televisión, el actor recuerda muchos de sus trabajos más memorables. “Arranqué con Narciso Ibáñez Menta haciendo El Muñeco Maldito. Hice La Comedia Nacional, trabajé muchos años en el San Martín, hice musicales...En el ’81 trabajé en La ópera del Malandra, por la que me nominaron para el Moliere. Y era el actor fetiche de Leopoldo Torre Nilsson: hice Los siete locos, Boquitas pintadas, La guerra del cerdo...”, cuenta Fernández Rubio.

Sin embargo, el actor reconoce que el personaje de Efraín marcó un antes y un después en su carrera: “Significó quedar en el alma de la gente. Y, cuando uno queda en el alma de la gente, ya se puede dar por satisfecho. Porque, en definitiva, eso es lo que busca el actor”. Y relata: “Cuando me ven por la calle, porque yo siempre ando en transporte público, la mayoría se acerca a saludarme. Pero otros se sonríen y yo sé que no es porque esté desaliñado o mal vestido, sino porque recuerdan su risa de niños”.

¿Si en algún momento renegó de esa estigmatización? “Alguna vez pensé: ‘¡Por favor! ¿Cómo puede ser con todo lo que yo he actuado en mi vida ?’ Pero después me dije: ‘No me puede molestar eso’. Porque, realmente, hay actores que trabajan toda una vida y, cuando la gente los ve por la calle, ni se dan cuenta de quiénes son. En cambio, hay gente que se ha puesto a llorar de la emoción al verme... Así que yo no reniego de Efraín. Al contrario, es increíble el amor que yo he recibido gracias a ese personaje”, asegura.


Gracias por tu interés en breve te estaremos llamando!

¿Estás interesado en anunciar en MaximaOnline?

Déjanos tus datos y un responsable del área comercial te estará contactando a la brevedad!
Completa tu Nombre!
Completa tu Numero de telefono!
Completa tu Email!

Estamos en Facebook danos un me gusta!