Venta de armas

11 de Mayo de 2016

Causa por venta de armas en Tribunales: sospechan que algunas negociaciones datarí­an de hace unos cinco años atrás

Asegura que ya rompió un neumático y una llanta de un auto que tení­a a la venta, y varios parabrisas, ópticas y amortiguadores en otros vehí­culos. Denuncia que la concesionaria no mantiene en buen estado la autopista Córdoba-Buenos Aires.

Redes Sociales

 
Avanza la causa por venta de armas en Tribunales.

Este miércoles indagarán al perito balístico del Superior Tribunal de Justicia (STJ), Antonio Vitali, con prisión domiciliaria en el marco de esta investigación y a quien se le hizo una restricción por sospechas de “aprietes” a ex compañeros de trabajo. Además, se conoció que algunas negociaciones ilegales con las armas podrían datar de hace unos cinco años atrás.
A solo un par de días de cumplirse una semana de la explosión del escándalo que arrasó con la confianza que la sociedad tenía en la Justicia como la encargada de velar por las armas que se retiraban de la calle a través del trabajo policíaco, se continúa llevando adelante el conteo del material armamentístico secuestrado y depositado en el Palacio de Justicia. 

Por otra parte, mientras se aguarda la indagatoria del licenciado Antonio Vitali, perito balístico del Superior Tribunal de Justicia, siguen surgiendo novedades a través de trascendidos, que transmiten además del estado de preocupación de la cúpula judicial, el desconcierto al tratar de entender que la actividad delictiva descubierta en febrero de este año y que surgiera a la luz la semana pasada, tendría una antigüedad de al menos cinco años o más, sin que nadie sospechara que esto sucedía, hasta que surgió en forma totalmente fortuita. 

Por cierto y evitando todo tipo de ingenuidad, estos datos -que aún no se pueden confirmar oficialmente a través de quienes manejan judicialmente la causa-, son parte de comentarios en altas esferas de Tribunales, acompañados por gestos de asombro y rostros boquiabiertos. Son datos que estarían surgiendo de boca de algunos de los involucrados que permanecen detenidos y que no quieren cargar solos sobre sus espaldas con responsabilidades que habrían estado repartidas, como quizá alguna vez se repartieron las ganancias. 

No obstante, al margen de la preocupación por el hecho en sí, aparentemente, a las autoridades judiciales, les continúa causando desvelos no solo el ya imparable escándalo institucional y el hecho de cómo reorganizar esto y desengañarse de la confianza ciega depositada en algunas personas: también la trascendencia periodística del día a día. 

Sabido es que existe un “Secreto de Sumario”, solicitado por el fiscal Ignacio Aramberry e instaurado por el juez de Garantías a cargo de la causa, pero esto no quita que detalles que no perjudican el avance de la investigación y que puedan salir de boca del mismo fiscal o de su entorno, sean requeridos por algún trabajador de prensa. 

Finalmente, El Diario pudo mantener un contacto telefónico con el doctor Aramberry, quien, respetando el secreto sumarial informó sobre los pasos a seguir en esta investigación. 

Indagatoria


Entre las novedades sobre la causa de la presunta venta de armas de los depósitos de Tribunales al mercado negro, y bajo la posible carátula de Peculado, el doctor Aramberry informó que en la jornada de hoy, miércoles, se va a efectuar la indagatoria al licenciado Antonio Vitali como imputado. 

“La medida se va a llevar a cabo a partir de las 10.30 en el domicilio de esta persona, ya que por razones de salud no se ha podido trasladar a la Fiscalía”, expresó. 

Vitali estaría convaleciente de una intervención de próstata, al margen de lo cual el día del allanamiento en su domicilio de calle Fraternidad, se lo pudo observar trasladándose por sus propios medios por el frente de su casa, incluso, charlando con ex camaradas, tomando en cuenta que, hasta ingresar como funcionario judicial, Vitali perteneció a las filas de la Policía de Entre Ríos, siendo uno de sus últimos destinos la subjefatura de la comisaría de Bajada Grande, donde la vecindad que clamaba por seguridad llegó a apreciarlo por su fama de “guacheador” de delincuentes. De hecho, antes de poder ingresar a la Justicia como Perito, tuvo que zafar de varias denuncias por su conducta policial en aquella época. 

Restricción 


En las últimas horas, en los corrillos de los Tribunales surgieron versiones que mencionaban la tensión y la preocupación de algunos empleados con desempeños cercanos a la oficina que ocupaba el licenciado Vitali. Al parecer, los temores tenían su fundamento, ya que se estima que estos empleados y muchas otras personas empiezan a engrosar las listas de quienes serán citados oportunamente a declarar como testigos en la causa. Pues bien, la novedad tiene que ver con que llegó a oídos del fiscal de la causa la posible existencia de llamados telefónicos que habrían sido recibidos por personas claves en esas oficinas, intimándolas a guardar silencio y que estos llamados podrían haber sido realizados por el profesional imputado. 

Consultado sobre este hecho, que de confirmarse sería gravísimo, el doctor Ignacio Aramberri contestó: “Puedo confirmar que recibí en forma oral esa información y que inmediatamente se tomaron las medidas pertinentes del caso con una restricción otorgada por el juez de Garantías. Aclaro que no existen denuncias formales sobre amenazas o llamados intimidatorios, pero sí comunicaciones verbales que me pusieron en conocimiento de una situación anómala, por lo que solicité medidas al juez de Garantías y en esta jornada -por ayer- se envió una resolución a través de personal policial, informando al señor Vitali de una restricción vigente, para que se abstenga de comunicarse telefónicamente con cualquier empleado de Tribunales de cualquier área y específicamente de su área laboral”, informó Aramberri. 

Al parecer, los llamados habrían sido efectuados entre el domingo y el lunes de esta semana. 

Puertas cerradas para periodistas 


Llamativamente ayer se notó el estado de nerviosismo que se podría atribuir a algunas autoridades judiciales, que dieron directivas precisas al personal policial del destacamento de Tribunales, ordenándoles que ante la presencia de cualquier periodista que llegue hasta el edificio, no pueda poner un solo pie adentro. 

“Discúlpeme, pero tenemos órdenes precisas de no dejar pasar a ningún periodista”, le espetó un uniformado ayer de tarde a un cronista, cuando solo intentaba ingresar al edificio de calle Laprida a consultar objetivamente si se continuaba con la contabilidad en los depósitos y si se hallaba en el sector el fiscal Aramberry. 

Los esfuerzos por explicarle al uniformado que el fiscal mencionado, e incluso la procuradora adjunta, Cecilia Goyeneche tuvieron en la jornada contactos con algunos medios y que se no estaba ingresando con cámaras o encubiertamente a obtener datos clasificados, fueron inútiles.

analisisdigital.com.ar
 
Asociacion Mutual Frigorifico Gualeguaychú

Gracias por tu interés en breve te estaremos llamando!

¿Estás interesado en anunciar en MaximaOnline?

Déjanos tus datos y un responsable del área comercial te estará contactando a la brevedad!
Completa tu Nombre!
Completa tu Numero de telefono!
Completa tu Email!

Estamos en Facebook danos un me gusta!