FUERTE HISTORIA

10 de Julio de 2019

Hijo de médico que participó en la represión denuncia a su propio padre ante la justicia

Pablo Verna es abogado y denunció a su padre en el juicio por el genocidio que se realiza en San Martín, Buenos Aires. Aseguró que “tenemos que tomar partido frente al genocidio que padeció la Argentina”.

Redes Sociales
Imágenes del juicio

Pablo Verna, quien denunciara a su padre como médico anestesista en los vuelos de la muerte, dijo en RADIO MÁXIMA que “en un momento empecé a tener sospechas de que mi padre había participado de la represión ilegal y del genocidio”.

 

En diálogo con RADIO MÁXIMA, Verna contó que “mi padre vive, es médico traumatólogo, estuvo vinculado a Campo de Mayo hasta los años 81 u 83, no recuerdo bien la secuencia como es que él se retira después de tantos años, pero la cuestión es que durante ese tiempo el participó en la represión que se conoce como la contraofensiva montonera y su participación según trascendió y después el me admitió, porque trascendió primero en la familia, donde alguien revela el secreto, y después a mediados de 2013 yo lo interpelo por última vez y él admite haber participado en los vuelos de la muerte, habiendo inyectado a las víctimas que luego eran arrojadas con vida al mar y también en los secuestros de estas personas”, relata.

Al consultarle sobre la relación que tenía con él, Pablo contó que “como padre tuvo sus virtudes y sus defectos. La relación se fue poniendo cada vez más complicada con respecto a este tema, porque las cosas que yo escuchaba en la familia desde hacía años, empezaron a generarme curiosidades en las que yo preguntaba, desde un lugar de desconocimiento y hasta imparcialidad si se quiere, y después años más adelante yo empiezo a tener sospechas de esas cosas que escuchaba, de que había participado activamente en la represión ilegal, en el genocidio, y ya empiezo a preguntar desde un punto de vista crítico o acusatorio respecto de la versión entre comillas oficial que yo recibía. Hasta que llegamos al año 2009, donde él me dice que no me iba a dar más información de la que ya me había dado y hasta que finalmente en el año 2013, un hecho familiar revela este secreto, yo lo interpelo por última vez y tras una charla muy larga y muy tensa él termina admitiendo  con mucha dificultad que había participado en estos hechos y poco tiempo después el habla con otro familiar donde le revela haber participado en el asesinato de cuatro personas que fueron introducidas a un automóvil, se les aplicaron estas anestesias que adormecían a las víctimas, sobre todo muscularmente, el auto fue fraguado simulando un accidente en un día de pesca o pic nic y estas personas fueron asesinadas porque al caer el auto al agua, ellos seguían respirando pero anestesiados,  el agua ingresa a sus pulmones y pierden la vida. Este hecho puntal ocurrió en Escobar”.

“El era médico pero ingresó en el año 71 o 72 como oficial a Campo de Mayo, teniendo el título de médico”, cuenta sobre la carrera de su padre.

“Después de la dictadura nosotros percibíamos en la escuela y en la sociedad un gran rechazo hacia todo lo que había sucedido, pero puertas adentro se quería justificar lo injustificable. Eran demonizados los terroristas, los comunistas, los subversivos. Mi padre está libre y tiene acusación por la denuncia que yo hice en 2013 en la Secretaría de Derechos Humanos, pero que yo haya sabido no tuvo ningún avance importante desde aquel momento hasta ahora. Fue muy difícil esta decisión, es todo difícil”, continúa.

Con respecto a su denuncia, Verna aclara que “el Código Procesal Penal de la Nación, en los artículos 178 y 242 que es el que se aplica mayormente en los delitos de lesa humanidad, no permite las denuncias de hijos a padres. Este Código data del año 1991, pero hay que destacar el Nuevo Código procesal Federal, que es Ley desde 2015, esta cuestión ya cambió, ya es facultativa la decisión de denunciar o declarar contra un familiar para todos los delitos. Pero el Código que se aplica a la casi totalidad de los casos de juicios por lesa humanidad es el del 91. Está presentado el proyecto que desarrollé para la modificación de esas prohibiciones que no sean aplicables a crímenes de lesa humanidad y los mismos fundamentos se dieron en el debate previo a mi declaración porque los defensores se opusieron pero dos de los jueces del Tribunal sostuvieron que como mi padre no estaba imputado en este juicio, mi declaración era admisible. Esta causa tiene muchísimas pruebas más, hay un diario del juicio que lo desarrolla día a día, Contraofensiva montonera se llama y además de toda la información que va surgiendo permite ir armando la historia con testimonios y profundizar lo que ocurrió en esos años. Que hacían los militantes, como operó la inteligencia del Ejército, y como fue el genocidio en este período”.

Las referencias de su historia y el libro de Fabián Magnotta aparecen en el diálogo. “Desde 2013 no volví a hablar con mi padre. Rescato mucho tu trabajo de los Vuelos de la Muerte en Entre Ríos. El tema del uso de la violencia como defensa frente a un Estado inadmisiblemente e intolerablemente opresor, es un debate que se ha dado y se sigue dando puertas adentro de las organizaciones pero que no es impermeable, hay acceso a esa información, a mi me despierta mucha curiosidad, la cuestión es que la historia lo marcó de esa manera, esos debates que se dan con las persona que fueron protagonistas de esa lucha, a eso hay que remitirse, porque hablar desde el desconocimiento es absurdo y torpe”, remarca.

Verna también habló de la familia que formó y cuenta que “tengo tres hijos, los dos más grandes mayores, me acompañaron hasta con su firma en la presentación de mi proyecto de ley, me apoyan en todo esto camino. Ellos no lo toman como una cuestión propia. Pero creo que toda la sociedad debe tener conciencia del genocidio que padeció la humanidad y tomar partido. Somos muchas generaciones donde hay hasta nietos que están en este colectivo, y por supuesto habrá centenares de personas, familiares, que prefieren esconder el horror bajo la alfombra y lo que yo trato de transmitirles es que eso es lo que van a tener bajo sus pies”.

Por último, y consultado sobre si su padre habrá tenido la posibilidad de elegir o no lo que hizo, Pablo fue contundente:“Mi padre, si bien con sus contradicciones, ha afirmado que no se arrepiente de lo hecho y que lo ha elegido es indudable”.


Gracias por tu interés en breve te estaremos llamando!

¿Estás interesado en anunciar en MaximaOnline?

Déjanos tus datos y un responsable del área comercial te estará contactando a la brevedad!
Completa tu Nombre!
Completa tu Numero de telefono!
Completa tu Email!

Estamos en Facebook danos un me gusta!