NARCOTRÁFICO

09 de Agosto de 2018

Cuatro personas fueron condenadas por comercializar cocaína en Gualeguaychú

Los gualeguaychuenses escucharon el veredicto del Tribunal Oral Federal (TOF) de Paraná este jueves cerca de las 16.30 hs.

Redes Sociales
Defensores: Ostolaza, Vizcarra, Arrechea y Di Lollo

Jorge Omar Kreick alias Ruso fue condenado a 7 años de prisión. Similar pena recibieron Fernando Daniel Bisogni alias Fer, y Gonzalo Gabriel Queirolo alias Gonza, quienes fueron castigados con 6 años de cárcel. Los tres fueron considerados coautores del delito de comercio agravado de estupefacientes. Por su parte, Hugo Martín Arévalo alias Flaco, fue penado con 4 años de prisión como partícipe secundario.

Horas antes, el fiscal José Ignacio Candioti había pedido penas similares a las que recibieron. El adelanto de sentencia también ordenó el decomiso de tres vehículos y más de 170.000 pesos. Quedó probado que los rodados eran utilizados para la venta de cocaína de altísima calidad, y el dinero era producto del negocio.

Condenaron a los cuatro habitantes de Gualeguaychú que habían llegado a juicio por infracción a la Ley 23.737, de comercialización de estupefacientes. El debate hace unas tres semanas que comenzó en el Tribunal Oral Federal (TOF) de Paraná, compuesto por los jueces Noemí Berros, Lilia Carnero y Roberto López. Frente a ellos pasó una veintena de testigos entre gendarmes y civiles, quienes refirieron al procedimiento por el cual se permitió desbaratar la transacción de 995 gramos de cocaína de alta pureza por 149.000 pesos. La prueba producida en el debate, también permitió conocer cómo fueron las tareas de inteligencia e investigación que llevó adelante la Gendarmería Nacional, con asiento en la ciudad del sur entrerriano.

 

El veredicto dado a conocer este jueves, además de las condenas de cárcel ordena el decomiso de tres vehículos utilizados para cometer el ilícito: una camioneta Amarok 4x2; un Peugeot 207 y una camioneta Hyundai Galloper. Asimismo, se dispuso la confiscación de los 149.000 pesos que iban a ser utilizados en la compraventa de los 995 gramos de cocaína; más 18.800 pesos y otros 5.800 pesos incautados en dos allanamientos conexos al operativo principal de Gendarmería, que fue el 24 de octubre de 2016.

 

El caso

 

Las sospechas de los gendarmes fueron a raíz de un caso de proxenetismo a cambio de cocaína. Se compraba droga y se pagaba con los servicios sexuales de una menor de edad. Por eso, los agentes de Gualeguaychú decidieron investigar a Jorge Kreick como supuesto vendedor de estupefacientes a cambio de consumir prostitución. Decidieron intervenir el celular del imputado y comenzó la pesquisa por narcotráfico. Bajo vigilancia tuvieron un kiosco de Gualeguaychú -propiedad de Kreick-, que era utilizado como pantalla para la venta al menudeo.

 

Las intervenciones telefónicas dieron cuenta de una comunicación encriptada entre los imputados; hablaban de “carne”, “asado” y “leña”. La mayoría de los encuentros para concretar esas transacciones eran en lugares públicos muy concurridos como supermercados, el Parque Unzué, o en la vía pública en la mayoría de los casos. En otras ocasiones, en cambio, se citaban en domicilios privados. Los gendarmes registraron encuentros el 8 de agosto; el 27 de septiembre; el 28 de septiembre; el 13 de octubre; el 18 de octubre; y el 24 de octubre de 2016, el día del procedimiento.

 

Además, los agentes observaron movimientos en el Lubricentro GM de Gualeguaychú; y reconocieron varios vehículos entre los que había una camioneta Amarok; una Hyundai Galloper; y un Peugeot 207 color negro.

 

A partir de tareas de vigilancia, pudieron establecer que los vínculos se daban entre Kreick y Arévalo -a quien el primero le dio la Hyundai Galloper y la puso a su nombre-; y a su vez Arévalo se comunicaba con Bisogni y Queirolo.

 

El día del procedimiento, los gendarmes consiguieron una orden de allanamiento en un domicilio privado, donde se había pactado la venta de 1 kilo de cocaína por 150.000 pesos. En el lugar fueron sorprendidos tres imputados. Hallaron una caja marrón que en su interior contenía un ladrillo de cocaína envuelto en una bolsa -que pesó 995 gramos-, y 144.900 pesos. Por otro lado, Kreick fue apresado casi en simultáneo en su domicilio particular, como promotor de la comercialización, aunque no participaba de las transacciones dadas entre los otros tres imputados.

 

Durante el reconocimiento de datos personales frente al TOF, el martes pasado, Jorge Kreick de 65 años, dijo que después de cumplir la condena anterior por narcotráfico se hizo “prestamista” con el dinero que logró juntar de ese delito. “Si me pedían 3.000 pesos, cobraba un interés aproximado del 20 por ciento. Si me pedían 100.000 pesos cobraba un interés del 50 o 60 por ciento”, le manifestó a la jueza Berros.

 

Fuente y foto: N.B. de Análisis Digital

 


Gracias por tu interés en breve te estaremos llamando!

¿Estás interesado en anunciar en MaximaOnline?

Déjanos tus datos y un responsable del área comercial te estará contactando a la brevedad!
Completa tu Nombre!
Completa tu Numero de telefono!
Completa tu Email!

Estamos en Facebook danos un me gusta!