MONITOREO TRUCHO 2

05 de Agosto de 2018

En 2014 Argentina había dispuesto denunciar a Uruguay por los controles a UPM

“Han tomado la decisión de acudir a la Corte de Justicia de la Haya”, dijo el diplomático uruguayo Ricardo González Arena en una reunión de la Comisión de Seguimiento a la pastera, celebrada en Fray Bentos, en julio de 2014.

Redes Sociales

Las Actas de la Comisión de Seguimiento de la pastera UPM revelan que, en julio de 2014 nuestro país le comunicó oficialmente a Uruguay la decisión de acudir nuevamente a la Corte Internacional de Justicia de la Haya para denunciar al vecino país el incumplimiento del Fallo de 2010 de dicho Tribunal, que ordenó un monitoreo permanente y continuo. Así se desprende del Acta 27 correspondiente a la reunión celebrada en Fray Bentos por dicha Comisión el 22 de julio del 2014, a la que accedió MAXIMA ONLINE.

A esos encuentros que se llevan a cabo semestralmente, asisten las máximas autoridades de la Delegación Uruguaya ante CARU. En ese ámbito han tenido un papel preponderante Gastón Silbermann, un capitán de navío uruguayo que estuvo al frente de la CARU hasta el año pasado y el actual Vicepresidente de la Delegación Uruguaya ante el organismo binacional, Rogelio Texeira.

Otra de las revelaciones que arrojan las actas de esas reuniones, es que los resultados de los análisis a los que se someten las muestras que se obtienen cada vez que los integrantes del Comité Científico de la CARU son idénticos a los que recibe la DINAMA. Así lo afirmó el militar retirado Silbermann el 20 de agosto de 2013: “El Comité Científico está integrado por 2 uruguayos y 2 argentinos y tienen un laboratorio al pie del Puente San Martin. Toman muestras en el efluente en la canaleta Parcha (sic), las muestras de los efluentes los toma DINAMA. La mitad de las  muestras van a DINAMA, mitad de las muestras al Comité Científico. Se remite a laboratorios canadienses, argentinos, uruguayos y los laboratorios remiten resultado que son recibidos por la propia Comisión Administradora del Rio Uruguay. Recibiendo los mismos resultados (…) no hay acuerdo  en los parámetros (…) el tema está en mano de las Cancillerías Argentina y Uruguaya. Llegará el momento que se puedan publicar. Pero los resultados que recibe la CARU son los mismos que los de DINAMA (…)”.

De lo que se desprende de las actas de las últimas cinco reuniones de dicha Comisión, celebradas entre agosto de 2013 y junio de 2016, tanto Silbermann como Texeira nunca pusieron objeciones a los 61 incumplimientos ambientales de la pastera UPM que fueron detectados en los monitoreos conjuntos realizados por la DINAMA y el Comité Científico de la CARU en dicha planta.

 La publicación de los datos

Pese a lo que indicaban los Informes Técnicos, cuando Silberman y Texeira votaban en la CARU se oponían sistemáticamente a reconocer que UPM había violado las normativas, con lo cual bloqueaban toda posibilidad de tomar decisiones por consenso, única manera que la CARU puede hacer público los datos obtenidos. Durante la reunión celebrada el 19 de marzo de 2014, el militar uruguayo Silbermann criticó duramente a los miembros del Comité Científico diciendo que “Tienen que actuar como equipo, no puede haber conclusiones diferentes”.

A principios de setiembre de 2015, el actual Vicepresidente de la Delegación Uruguaya ante CARU Rogelio Texeira dijo en la reunión de Comisión de Seguimiento que “La situación desde la CARU esta incambiada porque no se ha llegado a los acuerdos con Argentina como para poder publicar los datos. Pero se tiene la garantía que los monitoreos de DINAMA y el Comité Científico han dado valores dentro de los parámetros permitidos”.  El Acta 28 del 2 de setiembre de 2015 refleja que Santiago Salaberry, en nombre de la Sociedad de  Rural de Rio Negro, pidió precisiones sobre los resultados del monitoreo integral al río Uruguay en una serie de puntos del curso. Texeira le respondió: “Uruguay entiende hasta que no estén publicadas las conclusiones de los dos países, no se pueden acumular datos.

A La Haya por segunda vez

En junio de 2014, las relaciones entre nuestro país y Uruguay volvieron a tensarse después que el entonces presidente José Mujica dispuso unilateralmente autorizar a UPM a aumentar su producción de pasta de celulosa hasta 1,3 millones de toneladas anuales. Pero el verdadero problema era otro: la constante negativa uruguaya a aceptar los resultados negativos que arrojaban los monitoreos que se realizaban en la planta de UPM.

El encuentro de la Comisión de Seguimiento de UPM que se llevó a cabo en Fray Bentos el 22 de julio de 2014, tuvo asistentes poco frecuentes. Además de Silbermann, Texeira, los representantes de la DINAMA, UPM y el entonces Intendente de Río Negro y hoy senador Omar Lafluff, estuvo presente el Embajador Ricardo González Arena enviado por el Ministerio de Relaciones.  Fue el encargado de anunciar a los presentes que ante la decisión del presidente Mujica, “Se recibió una nota del Canciller argentino en la cual considera una ruptura por parte de Uruguay, se califica una medida unilateral y han tomado la decisión de acudir a la Corte de Justicia de la Haya”.

González Arena precisó a continuación que “en junio el Canciller Almagro responde la nota,  afirmando que Uruguay había procedido cumpliendo los puntos del Estatuto del Río Uruguay. Uruguay no aceptara derecho de veto por parte de la Argentina porque no está establecido en la Sentencia de  la Corte Internacional de la Haya”. El diplomático uruguayo, dirigiéndose al representante de UPM Gervasio González, le comunicó: “La Cancillería está en un período de observación y atención, no hubo otras medidas de parte de la República Argentina en relación con ese anuncio. Por lo tanto la Cancillería Uruguaya no hará ningún otro comentario”.

El desperfecto que “nunca pasó”

En la reunión celebrada el 30 de agosto de 2013, el representante de UPM en la Comisión de Seguimiento a la pastera, tuvo que dar explicaciones de lo sucedido entre el 8 y el 12 de julio de ese año, cuando imprevistamente la planta se detuvo y como consecuencia, hubo emanaciones gaseosas descontroladas y aumento en la concentración del efluente. El encuentro fue calificado de crítico, al punto tal que llegó a Fray Bentos el entonces ministro uruguayo de Vivienda, Ordenamiento Ambiental y Medio Ambiente, Francisco Beltrame.

González relató que “el lunes 8 de julio a las 17.45 se abre una protección eléctrica del sistema que se conecta a la red de UTE, que está puesta para proteger UPM y salta para evitar que haya molestia para cada una de las redes. Se queda sin energía, se apagan las turbinas, el vapor alta presión se alivia hacia la atmósfera y genera nube de vapor sobre el edificio. A las 18.15 se consigue cerrar protección eléctrica y la posible causa de este hecho era que el transformador estaba dañado. La causa del estruendo que se escuchó en Fray Bentos ocurre porque la planta quedó sin energía. Encontrado el corto circuito se hacen las reparaciones y se prueba el sistema eléctrico y sobre la noche, sin inconvenientes desde el punto de vista operacional, se asocia a algún evento de olor, (noche del lunes). Al día siguiente se vuelve abrir misma protección eléctrica con mismo inconveniente. Cuando se intenta conectarse a la red de UTE para ponerse en funcionamiento la protección no lo permite y se confirma un desperfecto en la red de energía, red que distribuye la electricidad hacia toda la planta. Esta red  está en algún punto con problema. Esa barra de cobre, recibe electricidad de Red de UTE y la que generamos en operación normal (…).

El ministro  Beltrame preguntó al directivo de UPM si las dos fallas detectadas correspondían a un mismo transformador o si había surgido algún otro problema. González le respondió de la siguiente manera: “Son muchas barras conectadas una a las otras, y en una de esas barras surgió el desperfecto entre el 9 al 11 de julio y se trabajó con varias empresas privadas y personal de UTE, haciendo diagnóstico de falla y se dio comienzo a las reparaciones. El 12 de julio estábamos en condiciones de energizar la barra de distribución de energía y recién a la 7 de la tarde se culmina con la reparación de la barra. Sobre la medianoche del viernes se comenzó con la puesta en marcha de la planta, con el encendido de caldera de recuperación y el sábado se recupera, y se corrige el tema de los olores(…) El miércoles 10 hubo olores más intensos y fueron a raíz del sello de agua que funciona como una barrera. El corte impedía que se tomara agua del río, y eso generó que esos compuestos volátiles no pudieran salir al aire y causaron los olores más intensos ese miércoles. Al día siguiente comenzó la producción  de agua y esta situación se corrigió”, concluyó el técnico.

No quedó registrado si el ministro Beltrame entendió algo de la explicación de González. Lo que sí consta en el Acta 25 es que, un ignoto delegado de un Grupo Ecológico de la localidad de Young se atrevió a requerir más precisiones sobre falla de la barra al “jerarca” de UPM. Gervasio González hablando sin decir nada, expresó: “La falla  de la barra  y la falla del transformador repercutieron en el sistema de distribución. Fue una falla rarísima que nunca pasó (…)”.


Gracias por tu interés en breve te estaremos llamando!

¿Estás interesado en anunciar en MaximaOnline?

Déjanos tus datos y un responsable del área comercial te estará contactando a la brevedad!
Completa tu Nombre!
Completa tu Numero de telefono!
Completa tu Email!

Estamos en Facebook danos un me gusta!