GRAVE RIESGO

12 de Noviembre de 2017

Kemira: el peligro finlandés de Fray Bentos del que nadie habla

La planta química produce sustancias altamente tóxicas y peligrosas para la pastera UPM. Un derrame o una explosión, provocaría una nube tóxica que afectaría en Gualeguaychú

Redes Sociales
El peligro de Kemira

La ampliación a 30 años concedida por Tabaré Vázquez a la corporación finlandesa UPM para operar la Zona Franca de Fray Bentos, incluye una planta química que produce substancias altamente peligrosas que son casi imposibles de manipular y transportar.

 

Dentro de las 411 hectáreas de la Zona Franca que detenta UPM en Fray Bentos, hay 8 que están ocupadas por un complejo químico compuesto por cuatro plantas pertenecientes a Kemira Uruguay S.A., una filial de Kemira Oyj, y que comenzó sus operaciones en 2005 y que está constituida con fondos del Estado de Finlandia.

 

En esas cuatro plantas químicas se producen 65.000 toneladas por año de oxígeno y nitrógeno. Pero hay otras sustancias que allí también se fabrican y que son de muy alta peligrosidad por su grado de toxicidad.

 

En Fray Bentos, diariamente Kemira fabrica 30 toneladas de dióxido de cloro, para consumo exclusivo de la pastera UPM y también el clorato de sodio que es utilizado para generar el dióxido de cloro. Este gas es altamente volátil y, al igual que muchos agentes oxidantes, es altamente inflamable, reactivo y presenta graves riesgos, al ser altamente explosivo, por lo que debe mantenerse protegido de la contaminación accidental de otros materiales orgánicos.

 

Una dosis de 10 a 15 gramos de clorato de sodio, utilizado para fabricar el dióxido de cloro, puede ser letal. En pequeñas cantidades de alrededor un gramo puede causar serios trastornos en la salud de quien eventualmente tome contacto directo con el compuesto.  Desde el 10 de mayo de 2010, Estados Unidos prohibió la fabricación y comercialización de clorato de sodio en todo su territorio y no permite su importación. El principal uso del clorato de sodio es para hacer dióxido de cloro (ClO2), que UPM usa como blanqueador de la pulpa de celulosa.

 

El 6 de septiembre de 2007 en la planta en Fray Bentos UPM, comenzó a repartir entre sus empleados un documento para advertir sobre los pasos a tomar en caso de un accidente con dióxido de cloro. El panfleto, al que en su momento accedió RADIO MAXIMA, consignaba lo siguiente:

 

“En caso de una emergencia en la Planta de Dióxido de Cloro KEMIRA, la persona responsable de las operaciones en dicha planta comunicará a la sala de control la existencia de la emergencia y la dirección del viento. En base a la dirección del viento, y el plano adjunto, se deberá comunicar mediante los altavoces el siguiente mensaje, tres (3) veces:

‘Atención, atención, atención: se produjo un accidente en la planta de dióxido de cloro, evacuar el sector XXXXXX hacia los sectores YYYYY y ZZZZZ´.

Una vez normalizada la situación, el responsable de control de la emergencia deberá comunicar a la sala de control el restablecimiento de las condiciones normales. Desde la sala de control se deberá emitir el siguiente mensaje:

‘Atención, atención, atención: la emergencia en planta de Dióxido de Cloro ha sido normalizada; pueden regresar a sus actividades habituales’”.

 

Además de estas sustancias altamente peligrosas, Kemira fabrica 15.000 toneladas anuales de peróxido de hidrógeno, utilizado como un blanqueador de la celulosa. UPM usa 7.500 toneladas de ese peróxido de hidrógeno y el remanente es exportado por Kemira. 

 

El peróxido de hidrógeno al tomar contacto con la piel o los ojos puede dañarlos seriamente. Si una persona inhalara vapores de soluciones concentradas a más del 10%, puede contraer graves enfermedades pulmonares. Una persona expuesta al peróxido de hidrógeno puede sufrir desde quemaduras severas en boca, garganta, esófago y estómago, hemorragia estomacal, colitis ulcerativa, gangrena intestinal, embolia gaseosa (una burbuja de aire potencialmente peligrosa para la vida en el torrente sanguíneo), inflamación del cerebro, hasta paraplejia e incluso la muerte.

 

Como es evidente, una explosión o derrame accidental en la planta de Kemira ubicada Fray Bentos generaría una nube de gases tóxicos que no solo afectaría directamente a la población de Fray Bentos, sino que, por efecto de los vientos llegaría también hasta Gualeguaychú. 

 

El 12 de febrero de 2015, unas 60 mil personas tuvieron que ser evacuadas tras una explosión y posterior derrame de sustancias tóxicas en una planta química similar a la de Kemira, ubicada en la localidad catalana de Igualada. La nube tóxica que permaneció varios días sobre la zona causó graves afecciones a numerosas personas de seis poblaciones cercanas a Igualada. La catástrofe ambiental tuvo como consecuencia que miles de personas que quedaron expuestas a estos venenos.

Kemira también está en Argentina

La filial argentina de Kemira se encuentra ubicada en la localidad santafecina de Capitán Bermúdez y se dedica a proveer de dióxido de cloro a la pastera Celulosa Argentina, cuya mayoría accionaria pertenece al Estado finlandés. La instalación de dicha planta fue autorizada en 2007 por el entonces gobernador peronista y ya fallecido, Jorge Obeid.


Gracias por tu interés en breve te estaremos llamando!

¿Estás interesado en anunciar en MaximaOnline?

Déjanos tus datos y un responsable del área comercial te estará contactando a la brevedad!
Completa tu Nombre!
Completa tu Numero de telefono!
Completa tu Email!

Estamos en Facebook danos un me gusta!