JUSTICIA

25 de Agosto de 2016

Allanaron un Convento en Entre Ríos por denuncias de torturas a las monjas

La Justicia de Entre Ríos allanó el convento de Carmelitas Descalzas de Nogoyá, en el marco de una causa por el supuesto delito de privación ilegítima de la libertad agravada contra las monjas que están en claustro.

Redes Sociales
Monja
¿TIENES UN COMERCIO? CONOCE CÓMO APROVECHAR LAS VENTAJAS DE APARECER EN TIENDAS DEL BARRIO.

¿Estás interesado en anunciar en MaximaOnline?

Podrás mostrar tu negocio más de 250 mil veces al mes


La Justicia de Entre Ríos allanó en la mañana de este jueves el convento de Carmelitas Descalzas de Nogoyá, unos 300 kilómetros al este de Paraná, en el marco de una causa por el supuesto delito de privación ilegítima de la libertad agravada contra las monjas que están en claustro.

 

El allanamiento se realizó tras una denuncia periodística sobre castigos intramuros, desnutrición, autoflagelación, uso del látigo, cilicio y mordazas, entre otros elementos de tortura.

 

El procedimiento comenzó a las 5,30 y se prolongó por varias horas. El fiscal de Paraná,  Federico Uriburo, dijo que la Madre Superiora “opuso resistencia” al procedimiento judicial, y que “hubo que utilizar la fuerza para entrar porque no se permitía el ingreso, con lo cual se rompió una puerta del convento”.

 

El fiscal reveló que "se aportaron en forma voluntaria una cantidad de cilicios y pequeñas fustas de unos 40 centímetros”, y explicó que la revisación del médico policial a las monjas, consiste básicamente en entrevistas personales y “observación de las manos y los rostros”.

 

El allanamiento se produjo luego de que la revista Análisis de Paraná publicara una investigación periodística “que se extendió por casi dos años y que comprendió a ex religiosas, familiares de estos y profesionales de la salud de la mencionada localidad. Hay castigos permanentes; es habitual el uso del látigo y el cilicio para auto flagelarse; hubo casos de desnutrición y existe una estricta prohibición “de no hablar” de lo que sucede. Varias de las ex monjas están con tratamientos psicológicos en Entre Ríos o Santa Fe, por las secuelas que tuvieron”, según difundió la publicación.

 

El arzobispo de Paraná, Juan Alberto Puiggari, en un comunicado oficial, dijo que “hay instancias de diálogo que son más pacíficas que un allanamiento”.

 

“Ante la denuncia de una revista ya se allana un convento como si fueran vendedores de droga”, dijo.

 

Puiggari remarcó que “la vida de las carmelitas es muy exigente. Ellas van libremente y viven una vida austera y de oración. Además rezan por la Iglesia y por el mundo. Si hay que corregir algo, se corregirá. Pero no hacer eso de manera sensacionalista. No me termina de cerrar por que fue hecho esto así”.

 

Igualmente, el vocero del Arzobispado, Ignacio Patat, aclaró que “el Monasterio es de derecho pontificio, por lo tanto, si bien tiene jurisdicción en la Diócesis de Paraná, tiene dependencia directa de la Santa Sede, cuya regla y funcionamiento depende de las reglas aprobadas por la Santa Sede”.

 

La revista Análisis denunció sobre la vida de las monjas que “nunca pudieron abrazar a un familiar. Tampoco darle la mano. Una de ellas no pudo ver a su padre por diez años, porque se había divorciado de su madre y por ende era “un pecador público”. Nunca se pueden mirar a un espejo porque es símbolo de “vanidad” y si alguna de ellas intenta ver su reflejo en el vidrio de alguna ventana, habrá un inmediato castigo. Hubo veces que solamente se podían bañar una vez cada siete días. Las carmelitas descalzas del convento de Nogoyá vienen sufriendo torturas psicológicas y físicas, todo a la vista de las autoridades de la Iglesia que una vez más, han decidido no intervenir”.


Gracias por tu interés en breve te estaremos llamando!

¿Estás interesado en anunciar en MaximaOnline?

Déjanos tus datos y un responsable del área comercial te estará contactando a la brevedad!
Completa tu Nombre!
Completa tu Numero de telefono!
Completa tu Email!

Estamos en Facebook danos un me gusta!